4 momentos en los que deberías dejar de ver porno

Para quienes crecimos en un hogar (por lo menos parcialmente católico) la idea de ver porno era más que espeluznante. ¿Qué tal si termino ardiendo en las llamas del infierno?, pensábamos. La cultura machista y su percepción de que el porno “es solo para hombres” no ayudó en nuestra aversión al género. Rápidamente, sin embargo, […]

Amor

Cosumo de pornografia entre las mujeres
Ni tú ni tu pareja son estrellas de porno

Para quienes crecimos en un hogar (por lo menos parcialmente católico) la idea de ver porno era más que espeluznante. ¿Qué tal si termino ardiendo en las llamas del infierno?, pensábamos. La cultura machista y su percepción de que el porno “es solo para hombres” no ayudó en nuestra aversión al género. Rápidamente, sin embargo, la pornografía adquirió el delicioso valor de todo lo prohibido y YouPorn se convirtió en nuestro mejor amigo. Hasta ahí todo bien, sin embargo, hay más de una razón (no religiosa, at all) por la cual dejar de consumir pornografía tiene todo el sentido.

  • Te va a meter ideas en la cabeza: si tienes poca experiencia sexual o el comité de la baja auto estima le gana a tu yo amoroso más de una vez cuando de sexo se trata, puede que la pornografía te tenga convencida de que “ser buena en la cama” implica _____ (tener los senos de este tamaño, gritar de esta manera, tener la elasticidad de una gimnasia olímpica, etc.) Gozarás más de tu propia sexualidad si sigues dos ritmos: el tuyo y el de tu pareja.
  • Te va a dejar insatisfecha: por lo menos mentalmente. Los actores de porno suelen tener un pene mayor que el promedio, trabajan a diario para mantener un cuerpo musculoso, se depilan hasta el último pelo (en la gran mayoría de las cintas) y se han entrenado para aguantar la eyaculación más allá de lo normalmente posible. Si tu pareja es un ser humano común y corriente, compararlo con las estrellas de porno es injusto y algo loco. Lo mismo ocurre si tu pareja es una mujer, las mujeres promedio no se ven como actrices de porno.
  • Te puede causar adicción: como sucede con todo lo bueno, en exceso el porno es malo. Si comienzas a pasar más tiempo viendo videos de sexo, que comiendo, durmiendo, trabajando o realizando tus actividades normales, es hora de ponerle un stop- o ir a una reunión de SAA.
  • La ficción supera a la realidad: Pasar más tiempo repitiendo la escena del trío de tus estrellas favoritas, que haciendo el amor con la pareja que tienes al lado, es un re flag enorme. Com’ on

Si eres de las que ve pornografía de cuando en vez y entiendes que se trata de un montaje cinematográfico que no se ajusta a la realidad, keep at it by all means. Of course tú ya eres una niña grande, así que si nada de esto te convence, a la final harás lo que te de la gana.

 

 

Comentarios

¿Te gustaría recibir noticias como esta en tu email?

¡Suscríbete aquí y te las enviaremos a tu correo todos los días!

Recibe nuestras notas diariamente:

-TE PUEDE INTERESAR-

Cargando... Loading...